Cómo evitar el contagio de enfermedades en una guardería infantil

Cómo evitar el contagio de enfermedades en una guardería infantil

Cómo evitar el contagio de enfermedades en una guardería infantil

Una de las cosas que más nos preocupa como padres cuando dejamos a nuestros hijos en una guarderia infantil como Chupilandia es la propagación de enfermedades.

Cuando los niños comparten clase y zonas de juego, están expuestos a contagiarse de numerosas enfermedades típicas de la edad infantil.

El sistema inmunológico de los niños todavía no está completamente desarrollado cuando pasan por su etapa de guardería.

Es por ello que están expuestos a multitud de agentes infecciosos, bacterias, virus, etc. Por eso es normal que al comenzar la guardería los niños puedan sufrir resfriados, bronquitis, laringitis varicela u otitis.

No debemos alarmarnos, puesto que algunas de ellas son enfermedades que resultan menos peligrosas si se pasan durante la etapa infantil que en la adulta.

No decir, es mejor que el cuerpo se enfrente a dichas enfermedades de pequeño puesto que así se refuerza su sistema inmunológico de cara a la madurez.

Está demostrado que los niños que pasan por periodos de gastroenteritis en las guarderias San Sebastian de los Reyes, desarrollan menos enfermedades infecciosas cuando son más mayores.

 

¿Cómo evitar la propagación de estas enfermedades?

Si un niño ha contraído alguna enfermedad en una guardería, lo mejor es que sea apartado del resto de niños para evitar su contagio.

Un supervisor deberá hacerse cargo de sus cuidados mientras la enfermedad presente síntomas y sea propensa a ser contagiada a otros niños.

A pesar de esta medida, evitar el contagio en muchos casos no puede ser posible y muchos niños enferman a la vez.

Para ello existen medidas de higiene que debemos seguir al pie de la letra. Con ellas podemos evitar el contagio de enfermedades a otros niños.

 

Cómo promover una higiene óptima

Podemos reducir los riesgos de enfermedades infantiles si seguimos una serie de pautas.

  • Los baños deben estar correctamente desinfectados. También deberán estar limpios y disponibles tanto para niños como para personal de la guardería infantil.
  • Los juguetes también deben estar correctamente desinfectados para que los niños puedan manipularlos. Los niños son muy propensos a llevarse los juguetes a la boca, que es una de las principales vías de contagio de enfermedades.
  • Todo el personal y los niños deben lavarse frecuentemente las manos. Es importante instruir a los niños a lavarse las manos tras diferentes situaciones como antes y después de comer, después de ir al baño o después de manipular un medicamento.

Con esta serie de medidas evitaremos gran parte de contagios en una guardería infantil.

ozono