Etiqueta en casetas prefabricadas

La feria que cambió a todo un pueblo

La feria que cambió a todo un pueblo

Es una Feria clave en la cultura Española, todo un punto de referencia del carácter Sevillano. La Feria de Abril ha pasado de menos de 20 casetas prefabricadas como las de Iberstand, a tener a toda una ciudad colapsada de gente los días que se celebra.

La primera Feria Agrícola y ganadera se celebró gracias a José María de Ybarra y Narciso Bonaplata. La fecha en la que propusieron al ayuntamiento la celebración de esta feria fue el 25 de Abril de 1846. Un dato curiosos es que ninguno de los dos empresarios era andaluz: Bonaplata era catalán e Ybarra era un empresario vasco.

Estando Alejandro Aguado de alcalde de Sevilla se fijó la fecha de la Feria. Esta sería los días 18,19 y 20 de abril. No fue hasta un año después, en 1847 que se celebró la primera Feria con 19 casetas y carpas para eventos en el prado de San Sebastián.

Fue un gran éxito, y aunque en principio era sólo de carácter mercantil ya en el primer año la Feria brilló por los bailes y cantes del pueblo sevillano. Tanto que los comerciantes pidieron mayor presencia policial para facilitar los tratos.

En los primeros años la Feria, siguiendo con la idea original de los dos comerciantes que la propusieron, tenía un carácter meramente ganadero y mercantil. Los ganaderos llegaban con su ganado para venderlo o intercambiarlo.

Con el crecimiento de la ciudad y la gran afluencia de la gente, esta feria pasó de tener un ambiente básicamente campestre a convertirse en un evento urbano. Tanto es así que pocos años después, en 1850 ya no sólo había puestos ganaderos sino que se expedían licencias para casetas de feria que actuaban de tabernas y sitios de aperitivo.

De las 19 casetas con las que empezó la Feria, doce años después ya contaba con más de 119 casetas que recorrían las calles de San Fernando, Enramadilla o la puerta de la Carne.

La fecha en la que la Feria Agrícola se convirtió de lleno en la Feria de Abril tal cual la conocemos hoy en día fue 1859. Ya en 1956 ya no se trataba de una feria destinada al comercio sino puramente en el festejo.

Como dato importante y un detalle que todos conocemos aunque no hayamos ido nunca a esta feria es la gran importancia que se le da al encendido de las luces: la primera gran portada se colocó en 1949. Desde entonces es costumbre que el principio de la Feria se inicie con el encendido de las luces de la gran portada que cada año cuenta con diversos temas.

El traslado de la Feria a una parte del barrio de Los Remedios posibilitó la gran expansión de esta que, de contar con un poco más de un centenar de casetas prefabricadas, llegó al escalofriante número de 630.

En la actualidad ese número se ha ido incrementado hasta más de mil casetas por las que pasan diariamente unos 500.000 visitantes nada más y nada menos.

Así pues, lo que en un principio empezó siendo una feria destinada a reses, casetas que en realidad eran establos y sólo 19 casetas de feria, el pueblo sevillano y su arte, y el rebujito han conseguido que se convierta en todo un evento al que acude toda España.

De los establos la imaginación empezó a volar y cada caseta era distinta a su vecina, y los trajes de trabajo de las gitanas se convirtieron en los trajes de faralaes que conocemos hoy en día y que cada año evolucionan con la moda.

Es todo un evento social donde no sólo se reúne el pueblo Sevillano sino que todos los famosos han desfilado entre los carruajes, los caballos y las casetas, con sus trajes de diseño.

La Feria de Abril es un ejemplo de cómo se pueden adaptar los tiempos y algo que parecía tan estático como un mercado ganadero a la personalidad de un pueblo entero.