Archive en enero 2019

Posicionamiento web en Pamplona

El Posicionamiento Web reúne un conjunto de técnicas que usamos los profesionales del SEO, para que las URLs que componen una página web aparezcan en los primeros resultados que ofrecen los buscadores. Especialmente en Google, que es el buscador más usado en España, Europa y el mundo. En SEOtic nos dedicamos al posicionamiento web pamplona, para las empresas de pamplona.

El SEO es para grandes empresas y para pequeñas empresas, que quieran tener presencia en Internet en cualquier parte del mundo. El posicionamiento ha evolucionado en gran medida, lo suficiente para poder tener una presencia online dentro de Internet. Probablemente el mayor mercado del mundo y al alcance de un solo clic.

El SEO reúne una serie de técnicas destinadas a mejorar el posicionamiento de una web en los resultados de búsqueda. Es decir, que el SEO trata de que una página tenga visibilidad y, por ejemplo, salga en los primeros resultados de búsqueda para una palabra clave determinada. De esta forma, una empresa que consiga visibilidad en Internet, habrá dado un primer paso para empezar a generar negocio digital.

El posicionamiento web es sinónimo de marketing y por tanto es una de las acciones más relevantes para mejorar el crecimiento empresarial de una empresa. En SEOtic trabajamos de la mano de nuestros clientes, entendiendo sus necesidades y objetivos para diseñar una Estrategia Digital que se alinee con ellos.

El posicionamiento web debe ser algo fundamental para las empresas de Pamplona ya que les va a permitir mejorar su competitividad, al poder trabajar dentro del mercado online. Un mercado inmenso, con muchas oportunidades, pero al mismo tiempo, con mucha competencia. gracias al SEO, por ejemplo, te ayudaremos a ver las posibilidades de Internacionalizar tu negocio de una forma muy económica, con resultados basados en un estudio de los datos que nos ofrecen nuestras investigaciones previas.

La importancia de los juguetes en la infancia

La importancia de los juguetes en la infancia

Echando la vista atrás y acordándome de las cosas con las que jugaban mis hijas, me doy cuenta que hoy dista mucho de parecerse ni tan siquiera un poco, veo cómo han cambiado las cosas y la verdad es que me entra una gran tristeza al darme cuenta que somos completamente adictos a la era tecnológica, que nos ha creado dependencia y que lejos de mantener a nuestros hijos alejados los hemos sumergido no solo un poquito, sino que más bien podemos decir que hasta el fondo. No tenemos más que echar un vistazo por cualquier lado, en cualquier parque, cualquier cafetería, lejos de haber una conversación fluida en la mesa nos damos cuenta de que el móvil es el protagonista incansable de la velada, bien en grupo o de forma individual el caso es que siempre está presente. Me hace gracia escuchar algunas madres decir, ¡mira mi hijo si no sabe andar y ya maneja el móvil! El orgullo que salen de sus palabras se ve a distancia, y la verdad es que no es que sea una cosa de la que se tenga que sentir orgullosa.

Son muchos los estudios que recomiendan que las nuevas tecnologías no son para los niños que los mantengamos alejados de ellas, que no son ni por asomo una buena influencia, pero claro nadie quiere salir de su espacio de confort, nadie quiere que esos minutos en los que se toma el café tranquilo, o ve su serie favorita se estropee, así que es mucho más fácil darle al niño el móvil que un juguete ya que estará mucho más tiempo entretenido. Evidentemente con la música y los muñecos que salen en la pantalla los niños ni parpadean, por lo que dejan a su madre a su aire durante un buen rato, sin embargo, con un juguete enseguida se aburre, después de mirarlo, de metérselo en la boca, no sabe qué hacer con él y se pone a llorar. Pues es que lo que debemos hacer es darle el juguete y no solo eso, sino bajarlo al suelo, y darle muchos más, no se trata de que juegue sino de que experimente, de que vaya descubriendo cosas nuevas, por supuesto con juguetes para su edad, por supuesto, así que antes de darle un móvil entremos en la web www.hipermaterial.es y consigamos cualquier juego o juguete de su edad, y dejemos que aprenda de manera sana, que de todo lo demás os aseguro que va a tener tiempo de sobra.

La feria que cambió a todo un pueblo

La feria que cambió a todo un pueblo

Es una Feria clave en la cultura Española, todo un punto de referencia del carácter Sevillano. La Feria de Abril ha pasado de menos de 20 casetas prefabricadas como las de Iberstand, a tener a toda una ciudad colapsada de gente los días que se celebra.

La primera Feria Agrícola y ganadera se celebró gracias a José María de Ybarra y Narciso Bonaplata. La fecha en la que propusieron al ayuntamiento la celebración de esta feria fue el 25 de Abril de 1846. Un dato curiosos es que ninguno de los dos empresarios era andaluz: Bonaplata era catalán e Ybarra era un empresario vasco.

Estando Alejandro Aguado de alcalde de Sevilla se fijó la fecha de la Feria. Esta sería los días 18,19 y 20 de abril. No fue hasta un año después, en 1847 que se celebró la primera Feria con 19 casetas y carpas para eventos en el prado de San Sebastián.

Fue un gran éxito, y aunque en principio era sólo de carácter mercantil ya en el primer año la Feria brilló por los bailes y cantes del pueblo sevillano. Tanto que los comerciantes pidieron mayor presencia policial para facilitar los tratos.

En los primeros años la Feria, siguiendo con la idea original de los dos comerciantes que la propusieron, tenía un carácter meramente ganadero y mercantil. Los ganaderos llegaban con su ganado para venderlo o intercambiarlo.

Con el crecimiento de la ciudad y la gran afluencia de la gente, esta feria pasó de tener un ambiente básicamente campestre a convertirse en un evento urbano. Tanto es así que pocos años después, en 1850 ya no sólo había puestos ganaderos sino que se expedían licencias para casetas de feria que actuaban de tabernas y sitios de aperitivo.

De las 19 casetas con las que empezó la Feria, doce años después ya contaba con más de 119 casetas que recorrían las calles de San Fernando, Enramadilla o la puerta de la Carne.

La fecha en la que la Feria Agrícola se convirtió de lleno en la Feria de Abril tal cual la conocemos hoy en día fue 1859. Ya en 1956 ya no se trataba de una feria destinada al comercio sino puramente en el festejo.

Como dato importante y un detalle que todos conocemos aunque no hayamos ido nunca a esta feria es la gran importancia que se le da al encendido de las luces: la primera gran portada se colocó en 1949. Desde entonces es costumbre que el principio de la Feria se inicie con el encendido de las luces de la gran portada que cada año cuenta con diversos temas.

El traslado de la Feria a una parte del barrio de Los Remedios posibilitó la gran expansión de esta que, de contar con un poco más de un centenar de casetas prefabricadas, llegó al escalofriante número de 630.

En la actualidad ese número se ha ido incrementado hasta más de mil casetas por las que pasan diariamente unos 500.000 visitantes nada más y nada menos.

Así pues, lo que en un principio empezó siendo una feria destinada a reses, casetas que en realidad eran establos y sólo 19 casetas de feria, el pueblo sevillano y su arte, y el rebujito han conseguido que se convierta en todo un evento al que acude toda España.

De los establos la imaginación empezó a volar y cada caseta era distinta a su vecina, y los trajes de trabajo de las gitanas se convirtieron en los trajes de faralaes que conocemos hoy en día y que cada año evolucionan con la moda.

Es todo un evento social donde no sólo se reúne el pueblo Sevillano sino que todos los famosos han desfilado entre los carruajes, los caballos y las casetas, con sus trajes de diseño.

La Feria de Abril es un ejemplo de cómo se pueden adaptar los tiempos y algo que parecía tan estático como un mercado ganadero a la personalidad de un pueblo entero.